¡Hoy renuncié! Y tú también puedes…

Después de cinco años haciendo lo mismo para una misma empresa y diez con la misma profesión, decidí darle un giro a mi vida. No es de sorprender que sólo busco una cosa: ser feliz.

Después de ensayar mi discurso de renuncia y armarme de valor, entré a la oficina de mi jefe. Luego de una plática de 10 minutos y todo mi ser al borde de las lágrimas lo logré. No tenía un argumento sólido, no era la cantidad de dinero que hacía o el trato de mi jefe. Así como en este trabajo lo hice he renunciado a muchos otros durante mi carrera profesional. Aquí las razones por las que debes hacerlo:

1.       Porque eres infeliz. Cada día sientes que tu vida pasa sin sentido, sin una pizca de alegría y te sientes atrapada. Si desde el camino al trabajo vas de mal humor y no te duermes con una sonrisa en la cara, es mejor que pares lo que estás haciendo.

2.     Tienes ahorros. Si tienes dinero suficiente como para mantenerte por tres meses mientras encuentras algo que te llene y te satisfaga profesionalmente y en tu vida personal, entonces es momento de hacerlo. Si no es así, empieza a guardar dinero mientras buscas por tu cuenta.

3.    Proyecto propio. Si siempre soñaste con hacer algo específico cuando eras pequeña o tienes la ilusión de crear tu propia empresa, de tomar riendas de tus dotes creativos o culinarios que nunca usaste por estar en una oficina. El momento de hacerlo es ahora, recuerda que la vida es hoy.

          4.      Vida personal. Cuando sacrificas y pasas más tiempo en la oficina que con la familia,       amigos y contigo misma. Cuando pasas más tiempo en la computadora y teléfono que               disfrutando de la vida es momento de parar y darle un break a tu vida laboral.

     5.       Opinión. Cuando tus aportaciones, ideas y opiniones en el trabajo no son requeridas,    no son escuchadas y no son tomadas en cuenta. Tienes mucho que decir y si no hay quien   aprecie y valore tu trabajo entonces tu talento se desperdicia. Es momento de buscar donde   puedes dar más de ti.

6.       Futuro. Si no hay un crecimiento profesional y sabes que estando en tu puesto te vas a estancar, no hay oportunidades de viajar, conocer, aprender o ganar más dinero. Es otra señal de que debes volar del nido.

Recuerda que la vida es demasiado corta y vale la pena vivirla haciendo lo que te apasiona y disfrutando cada segundo de ella lo más que puedas.

¿Viajar como experta o vacacionar como turista?

¿Al planear tus vacaciones acudes a los mismos sitios de internet para buscar vuelos, hospedaje e inlcuso pides ayuda a agencias de viajes? Esto puede funcionar, aligerarte la carga de trabajo y sin duda es mas caro. Pero si buscas algo diferente una experiencia con la gente que vive en los lugares que vas a visitar, quieres comer en donde comen ellos y disfrutar de vivencias únicas y no turísticas, es hora de viajar y no de vacacionar.

Te dejamos los 7 consejos para cambiar tu estilo y hacer las visitas mas reales, gratificantes y menos turísticas.

1.       Hospedaje. En vez de quedarte en hoteles, usa métodos mas arriesgados como Airbnb. Ahí hay una opción de crédito si comprartes con amigos la app, te regalan dinero para tus futuros hospedajes. Vives además la experiencia de estar en una casa o cuarto real, con gente que vive ahí, ellos te darán iformacion super valiosa que en un hotel no hay. Si te quedas con gente en la misma casa puedes cocinar para ellos, o acompañarlos a algún evento y suele ser una super experiencia. Otra opción es intercambiar tu casa, checa el sitio homeexchange.

2.       Ten la mente abierta. Muchas veces durante los mismos viajes encuentras gente que te invita a sus casas, que te abren las puertas pero por miedo a veces decimos que no, la idea es ser muy inteligentes y analizar con cuidado y seguir tu instinto para que si aceptas sea con gente super segura.

3.       Transporte. Dentro de cada ciudad lo que te recomendamos es que uses transporte publico y no taxis, a menos que estes viajando distancias muy largas lo ideal es rentar coche e ir parando en cada ciudad o pueblo. Pero si estas en una sola zona lo mejor para hacer amigos, conocer espacios en el camino y vivir la verdadera historia es usar el metro o caminar apra encontrar sorpresas en el camino. En un coche te vas a perder de muchas soepresas y vas a gastar mas.

4.       Comer. Muchas veces las personas locales te invitan a comer a sus casa, sobretodo en países asiáticos y africanos o sudamericanos. La idea es convivir, probar platillos reales típicos y conocer la vida de ellos, mas alla de ir a restaurantes donde muchas veces no vives la experiencia.

5.       Investiga. Antes de viajar, pregunta a tus conocidos y en tus redes sociales si alguien conoce a alguien que viva en el destino al que vas a ir, de esta manera puedes ponerte en contacto con ellos y preguntarles los istios a donde ir, los tips y recomendaciones. Un local es la mejor guía para que tu visita sea super placentera y no llena de turistas, filas y gastos excesivos.

6.       Calidad no cantidad. Muchas veces vas con prisa por ver los ‘lugares importantes’ y si no alcanzas a verlos todos te frustras. Realmente ves sin ver, conoces sin conocer. Mas vale que camines, te pierdas entre las calles y disfrutes de menos spots pero los vivas completamente y te metas a comer en rincones insospechados.

7.       Habla. Si estas en un bar, habla con la gente de al lado, has amigos, las relaciones en una vacacion son a veces las mas divertidas y muchas veces acaban en amistades para toda la vida. Y te llevaran a las mejors fiestas, eventos y lugares que ninguna pagina de internet te podrá compartir.