Cosas que hacemos cuando hibernamos en NY

La tormenta de nieve te atrapa, y como siempre, te preparas con antelación para ese precioso momento de paz que te brinda La Gran Manzana una vez al año. A veces te agarra desprevenido, pero de una u otra manera tienes que hacer algo en el encierro.

Aquí las cosas que me gusta hacer y que seguramente tú también haces cuando te atrapa la nevada.

1. No quitarte la pijama en todo el día. Ver un maratón de tus series favoritas y seis películas seguidas es algo que jamás tenemos tiempo de hacer, pero el día que tienes home office en una tormenta, ese es tu uniforme y ese es el sonido de fondo. No hay mas opción. 

2. Tomar la clásica foto de la nieve. Primero de la ventana, tomas video de como caen los copos de nieve y luego, ¿porque no? salir una vez que hay unos 30 cm de nieve, bien equipado a tomar fotos de tu bota sumergida en ella, o de los coches cubiertos de nieve, las calles blancas, en fin, las opciones son infinitas. Luego regresas satisfecho a casa, con la cara roja y si de paso se te atraviesa una tienda, llevas refuerzos de comida y vino. 

3. Comer. Todo el día tienes hambre en el encierro. Que si un café, que si un vinito, una chela, y así la vida. Ademas despiertas planeando el desayuno, terminas y ya estas pensando en el lunch, en fin, digamos que el gym y correr por las calles a prisa se sustituyen por comer cada hora lo que hay en la alacena. 

4. Leer. Sí, aunque suene raro, son esos momentos de paz en tu hogar y en las calles que te dan ganas de leer, escribir o hacer aquella cosa que normalmente no te da tiempo ni tienes la concentración suficiente para enfocarte en ella. 

5. Ir al parque. Nunca vas a tu parque mas cercano, pero ese día todos los vecinos de la zona lo hacen, llevan a los niños a jugar o a sus mascotas. La sensación de caminar sobre la nieve es sobrecogedora y ver el parque blanco es una razón suficiente para ir. Un poco de aire fresco en el día no le cae mal a nadie. 

6. Cocinar con los flatmates. Nunca tienes tiempo de cocinar, ya sea con tu pareja, compañeros de piso o solo, es el momento de hacer ese platillo que toma tiempo y que siempre dejaste para una ocasión especial, la tormenta es esa ocasión, disfrútalo. 

7. Dormir. Si te desvelas y madrugas, este es el momento para dormir, tomar una siesta, pararte a comer, y regresar a la cama. Dormir todo el día es un lujo que no siempre te puedes dar. 

8. Planear. Es el momento de organizar tu agenda, calendarios, comprar vuelos, checar trabajos pendientes y mandar mails. Más tiempo no vas a volver a tener. 

9. Pedir comida. Es el día en que también pides todo a domicilio, no asomas ni la nariz a la calle. Pides todo el día, es la única pagina abierta en tu computadora, y tu cocina es una pila de platos y restos de comida thai, pizza y bagels. 

10. Hablar por teléfono. Aprovechas para llamar a tus amigos, familia y tener esas largas platicas que nunca tienes. Un update telefónico para no volver a hacerlo en un par de meses. 

¿Cuál de todas hiciste?