¿Será más estilizada y fashion la gente del arte que la del mundo de la moda?

¿Será más estilizada y fashion la gente del arte que la del mundo de la moda?

La semana pasada Nueva York se vio invadido por artistas, curadores y galeristas de todo el mundo para vistar Frieze NY, una de las ferias más importantes del mundo del arte contemporáneo.

La feria en sí es toda una experiencia, desde subir al ferry en la calle 35th para llegar a Randall’s Island mientras disfrutas de la vista del East River, de Long Islan City y todo paisaje que se atraviesa. Sin embargo los compañeros de viaje también son toda una experiencia visual.

Llegando a la feria disfrutarás de las mejores exhibiciones de las más aclamadas galerías del mundo, pero dentro de esa carpa blanca parece que se lleva a cabo un desfile de modas con fondos blancos y el mejor arte contemporáneo internacional.

Prints sobre prints, de pronto el vestido de la encargada de la galería es más bello que el cuadro que hay detrás. Parece que la semana de la moda se traslada directamente a la feria, como si fuera una fiesta temática, rodeado además de la mejor comida, sólo que en vez de ser gratis, hay que pagar. La gente tiene estilo, clase y elegancia. Pues no hay punto de comparación entre una persona que trabaja en la industria del arte contemporáneo visitando una de las ferias más importantes del mundo, que una chica de la universidad que se autonombra Blogger en un desfile de modas.

Los curadores y galeristas portan con estilo y clase sus looks, pues llevan la ropa de moda con  elegancia nata. Y claro su mensaje es: “Se cuál es la última colección de Jeremy Scott, pero estoy aquí para trabajar!”

Los puntos distintivos fahiosnistas de una galerista-artista-curadora y visitante son:

1.     Zapatos. Siempre son cómodos, unos flats Chanel, Celine o sandalias Manolo, y para las más relajadas tenis adidas Super Star, Stan Smith o Nike.

2.     Bolsa. Hermés para las más sofisticadas, Céline para las más jóvenes e Issey Miyake para las aventureras. Las asistentes siempre llevan un tote bag del cualquier diseñador, siempre y cuando vaya con su look nerdy.

3.     Vintage. Lo vintage nunca pasa de moda y en esta feria los visitantes suelen portar ropa de antaño mezclada con prendas nuevas.

4.     Prints. Mientras más color, mezclas, diversidad de telas y cortes, mejor se verá todo en conjunto con lo visual del arte exhibido. No hay nada como ser el centro de atención cuando alguien toma una foto a un cuadro y resulta que tú outfit llama más la atención.

5.     Sombreros. Gorras y sombreros son bienvenidos, siempre que sepas como usarlo y combinarlo será el toque final para brillar dentro de la feria.

Es un hecho y queda demostrado que la gente del mundo del arte es hoy en día mas fashion y cool que la misma dentro del mundo de la moda, y claro, como no serlo si mientras te paseas recorriendo los pasillos de las hermosas galerías te encuentras a Leonardo Di Caprio buscando su próxima adquisición, a Karlie Kloss paseándose por los stands o al guapísimo James Marsden (Cyclope de X-men) comprando su nueva escultura para el hogar.  

Artículo escrito para Esto es Púrpura.