La historia de esa chica que una vez supo cómo amar

La historia de esa chica que una vez supo cómo amar

Original para Púrpura http://www.estoespurpura.com/la-historia-de-esa-mujer-que-algun-dia-supo-como-amar/

A muchas nos ha pasado que nos rompen el corazón y entonces nos bloqueamos y no dejamos entrar a nadie a nuestras vidas. Aquí el relato de esa mujer, tú, yo y muchas otras que hemos sufrido por amor y no sabemos cómo confiar de nuevo en él.

Ella se volvió fría, distante y seria. Para ella no ha sido fácil, su historia de princesa acabó siendo la historia de un corazón roto más de una vez, pues se enamoraba de las personas equivocadas.

En un principio estaba llena de ilusiones, se emocionaba y entendía que los buenos y malos momentos pasaban en la vida de cualquiera. Confiar, amar y entregarse eran cosas que daba por sentado, que el darlas y recibirlas era lo más normal del mundo. Después le rompieron el corazón, una vez, dos, tres… y entonces cambió.

Hoy ella no deja que nadie la conozca de verdad, no muestra sentimientos por nadie. Se volvió fría y sobria. No deja que nadie entre de nuevo a su vida. A veces se involucra sexualmente o amistosamente, pero no deja que eso llegue a más, pues su corazón corre peligro.

Muchas veces sale con gente por diversión, pero no tiene nada serio. Otras veces está sola mucho tiempo. Seguramente ella es bonita y atractiva, pero por dentro es solitaria y triste, pues la vida la ha vuelto así.

Jamás te va a mandar un mensaje primero y no es por el jueguito de ver quien escribe antes (pues ella ya lo ha jugado antes) simplemente tiene miedo. No se mete con tu vida privada pues tiene miedo de ser rechazada. Ya sabe lo que es eso y no quiere arriesgarse. Normalmente la gente cree que después de caer una vez, aprendes y vuelves a levantarte siendo una mejor persona, pero otras veces te lastiman tanto que yo no sabes cómo enamorarte y como arriesgarte sabiendo que puedes salir victoriosa.

Puede llegar un hombre interesante a conquistarla, pero ella seguramente lo verá como una posibilidad de volver a sufrir si no se protege a sí misma. Sabe que si muestra sus sentimientos se demostrará débil. En el fondo ella busca amar y ser amada, pero a veces se conforma con conocer a la gente de forma superficial.

Ella no puede comunicar sus sentimientos; exigir, pedir perdón, decir te extraño o te amo son cosas que no salen de su boca. Por eso sus relaciones son pasajeras o muchas veces no las tiene. Ya no quiere volver a perder a alguien, por eso se mantiene alejada.

Por supuesto, le encantaría ser amada así como es ahora, fría, solitaria y distante. Pero la verdad es que eso no suele pasar.

Ella misma se ha convencido de que quien demuestra sus emociones y sentimientos es alguien débil y después de un tiempo se lo ha creído. Prefiere no revelar lo que siente para no exponerse. Tiene mucho miedo. Es por eso que no encuentra una conexión real con nadie como seguramente la tuvo en el pasado, ahora no ve con quien la pueda tener, se cierra a la posibilidad de intentar o dar cualquier paso antes de ser rechazada. Es un sentimiento que da mucha pena, no hay nada peor que dar todo y no recibir nada a cambio. Por eso actúa como si nadie le interesará.

Las tonterías románticas y cursis le dan flojera y sabe que no existe una pareja perfecta... al menos para ella.

Todavía le duele el corazón. Recuerda los días en que no se podía ni levantar y los ojos le dolían de tanto llorar, no tenía ganas de comer ni trabajar. Le costó mucho trabajo recuperarse, volver a ser una persona normal e independiente (por lo menos a simple vista), por eso, para ella la única forma de estar a salvo es mantenerse a distancia.

Si te suena conocida esta historia, quizás sea momento de abrirte a nuevas experiencias y darte la oportunidad, todas al menos una vez en la vida hemos tenido el corazón roto. Sin embargo habemos algunas a quienes nos cuesta trabajo salir de ese bache. Ojala algunos entiendan porque existen las mujeres con ese escudo de protección y aparezca algún valiente que se anime a curar ese corazón roto.