Díle adios a la ansiedad y al estrés

Original para Púrpura http://www.estoespurpura.com/9-pasos-para-disminuir-la-ansiedad-y-el-estres/

En un mundo tan agitado y lleno de sorpresas, el trabajo, la casa y la vida social no dejan tiempo a que te concéntres en ti. Relajarte y tener un espacio de paz en tu vida es básico. En Nueva York es difícil encontrar ese momento, pues no dejas de correr de un lugar a otro y entre eventos, trabajar 10 horas diarias y los deberes del hogar, lo único que haces al llegar a casa es comer y dormir.

Llevo un rato de “vacaciones” por no decir desempleada y en vez de preocuparme, decidí relajarme y escribir más, actualizar mi página web, tomar fotos, colaborar con más medios, hacer ejercicio, ir al super y cocinar como debe ser, en fin... todo lo que nunca hacía y sabía que me ayudaría a sentirme mejor.

Resulta que no había tenido tiempo, entre Fashion Week, proyectos laborales y visitas de amigos no encontraba ese espacio para mí y en vez de sentirme descansada me sentía estresada y ansiosa.

Decidí ponerle un alto a la situación

1.       Haz listas. Anota todo lo que tienes que hacer, pendientes, citas, trabajos, ¡todo! Luego ve tachando lo que vas haciendo. La ansiedad se reduce al ver lo que has cumplido y por otro lado lo que no has hecho no te causa estrés porque lo ves apuntado, sabes que no se te va a olvidar y eso da mucha paz.

2.       Calendarios y tiempos. Si haces un plan diario de lo que harás al día siguiente, anotas tus actividades, llamadas, te programas para dormir a la hora que necesitas de acuerdo a lo que viene al otro día y te levantas a la hora planeada, es 100% seguro que vas a lograr todo y te va a sobrar tiempo para descansar, ver una película o simplemente llegar a casa satisfecha.

3.       Supermercado. Esto lo aprendí de mis roomates: cada semana o quince días compras todo lo necesario y ese mismo día lo dedicas a tu casa, lavar ropa, arreglar tu cuarto e ir al super, por la noche lo dedicas a cocinar u organizar tus comidas de la semana. Te preparas lunch (que ayuda a no comer cochinadas y ahorrar dinero) para tus días de trabajo y dejas fruta picada, pollo o carne congelada ya separada, arroz listo para comer en la semana, en fin... lo que sea quedará listo, tienes la seguridad de comer saludable y no perderás tiempo en cocinar diario. Además si estas en la calle y no quieres gastar, aguantas perfecto hasta llegar a casa pues sabes que algo delicioso te espera.

4.       La noche previa. Dejo lista mi ropa del día siguiente o al menos la tengo pensada pues al levantarme voy directo a ella. Igual la mochila o bolsa con todo lo que necesito, el lunch del día y todo preparado para empezar el día siguiente desde una noche antes, eso mejora tu sueño, duermes tranquilo y no corres por la mañana.

5.       Ejercicio. Yo dejé de ir al gym por falta de tiempo y me di cuenta del daño que me hacía física y mentalmente. Primero por la ansiedad de saber que pagas algo que no usas y dos porque el cuerpo necesita actividad, duré enferma un mes y puedo decir que el día que regresé al ejercicio se me quitó. Hay que caminar, correr o bailar, es básico y lo dejamos de lado, sin embargo eso ayuda a que nos sintamos 90% mejor, sobretodo en el interior.

6.       Música. Hay estudios que prueban que la música ayuda a la reducción de cortisol, aumenta el flujo sanguíneo y reduce el estrés. Además de que te vas a divertir mucho creando un playlist, vas a disfrutar tu música favorita mientras vas en el metro o caminas a tu trabajo.

7.       Morning Coffee. Estudios dicen que el olor a café reduce la ansiedad de la mañana. Yo creo que sí, pues eso significa que: 1 tuve tiempo de tomarme una taza de café; 2: huele delicioso y el efecto de cafeína en el cuerpo te da energía para comenzar la mañana y por supuesto si no eres de los que toma café, una taza de té o un buen jugo surten el mismo efecto.

8.       Distribuye tu tiempo. Por ejemplo, tienes dos eventos uno el viernes y otro el sábado, yo cometía el error de ir a los dos, eso significa buscar el outfit para cada uno, coordinar con tus amigos, trasladarte, estar desvelado al día siguiente (lo que indica que todo el fin estuviste de fiesta), eso no te deja tiempo para ti, para leer, ver las películas que tanto quieres, pasear a tu perro o hacer esa llamada de Skype mega pendiente. Aprende a priorizar y decidir que fiesta es la que de verdad vale la pena.

9.       Meditar. Esto puede ser simplemente minutos antes de dormir o al despertar, yo practico ejercicios de visualización creativa; pienso en tiempo presente y agradezco por lo que más deseo, eso ayudar a proyectarte y lograr lo que más quieres, además de que te da una sensación de paz y bienestar pues sientes que ya tienes lo que deseas, puedes meditar, hacer yoga o ejercicios de respiración para detener el tiempo cada día durante unos minutos.

Estos consejos simples me han ayudado a llevar mucho mejor mi rutina diaria en este último mes. ¡Recuerda que aunque las cosas no salgan como las planeas, cada día puede ser el comienzo de una aventura y una historia que contar!